La última carcajada de los bancos: las participaciones preferentes

Publicado el 30/01/2012

La sonrisa del banquero La imaginación de los grandes financieros bancarios ha dado a luz un nuevo producto tan desastroso como fácil de entender. No son genios, son usureros . Parece que no se le puede dar tanta importancia como a los inventos de Rumasa o de Forum Filatélico porque han sido los todopoderosos bancos y de ellos no se puede hablar mal en los medios de masas.

Unas 700.000 personas tuvieron un día la precaución de ahorrar e ir al banco. Cuando una persona normal va al banco ha comprar un producto de ahorro, se pregunta dos cosas:

¿Cuantos intereses voy a sacar por mis ahorros?

¿Qué pasa si necesito el dinero antes de tiempo?

Ante esto, los bancos tienen productos que dan muy pocos intereses pero que si necesitas el dinero, te lo dan sin que te penalicen por tu falta de previsión/despido.

Por otro lado, te ofrecen depósitos de los de toda la vida en los que te dan un interés un poco más generoso pero tienes que comprometerte a no sacar el dinero en uno, dos, cinco o incluso diez años ya que si lo sacas antes, los beneficios no son tantos o incluso pierdes dinero.

Si has ido a un banco y has escuchado hasta aquí, el banquero te puede decir que hay una tercera opción muy parecida a la de los depósitos pero que te proporciona más intereses. Un 6%, un 9%, un 15% o incluso hasta un 45%. En principio suena bien. Se trata de las participaciones preferentes . En mi opinión las podían haber llamado participaciones preferentes para clientes VIP pero no han querido pasarse.

Pero, ¿qué son las participaciones preferentes? Básicamente se trata de un préstamos que tú le haces al banco para digamos 100 años . Durante esos 100 años va acumulando intereses más jugosos que cualquier otro producto. Te ocultan el detalle de que es un préstamos a 100 años y te aseguran que tu puedes retirar tu dinero más los intereses en digamos cinco años. Te parece bien porque los intereses son buenos y porque no sabes que es un producto a 100 años o más. ¿Rico el político y rico el banquero? ¡No con mi dinero!

Cuando pasan esos cinco años, el banco debe buscar a otro primo como tú que recompre esa deuda para, con ese dinero pagarte a ti y poder seguir especulando con el dinero que tanto cuesta de ganar al común de los mortales.

El problema de las participaciones preferentes es que si no hay otro primo, el banco no tiene por qué pagarte hasta que pasen esos 100 años. Además, el detalle más feo de todos es que si el banco quiebra como quebró la CAM, estas participaciones preferentes no están cubiertas por el fondo de garantía y puedes perder tu dinero.

Como la imaginación de los banqueros es infinita y su impunidad ante este tipo de engaños es más infinita todavía, 700.000 personas afectadas se han asociado en ADICAE con la esperanza de que el sistema no les abandone como si de ratas estuviéramos hablando y no queden arruinadas injustamente.

Suerte o rebelión .

Razones para la rebeldía

Comentarios recibidos

Rafael Soler dijo...

Fecha: 07/02/2012 a las 10:54

Sigo pensando que las cláusulas de duración que han puesto las cajas son suficientes para pedir la rescisión de los contratos por incumplimiento ya que las duraciones son, a todas luces, imposibles de cumplir (999 años). Si las hubiesen situado 25 o 50 años se podrían discutir, pero a 1000 años no son válidas según nuestro ordenamiento, estoy seguro que si alguien denuncia la cláusula por abusiva lo ganará y además le permitirán la resolución del contrato, pero para todo hay que pasar por los tribunales. De todas formas volvemos al problema de siempre, los bancarios no son nuestros amigos, su trabajo es vendernos productos de crédito, si voy al zoo y me meto en la jaula del tigre no pienso que es un gatito grande que me va a ronronear si me lo siento en el regazo. ¿Por qué me tengo que fiar de un señor que me hace firmar un contrato de 6 páginas de las cuales solo entiendo mi nombre y la fecha? Pues eso hace la gente, pero luego a llorar. Yo les propongo que antes de firmar nada con el banco se lleven una grabadora y le pidan a su "comercial bancario" que les explique el producto que les vende y las pegas que tiene, por lo menos, cuando nos la "clave" tendremos la prueba de que no fue culpa nuestra.

Rafael Soler dijo...

Fecha: 07/02/2012 a las 10:56

Por cierto, podías poner alguna nota sobre como formatear los párrafos o un plugin que lo mejore porque sale una chapuza que nada tiene que ver con el formato que yo le he dado.

Qué opinas?

Nombre opcional


Escribe el código de la imagen verde

Listado de razones