Los datos oficiales y los datos reales. Aprende a diferenciarlos. Economía

Publicado el 14/03/2012

Estamos muy acostumbrados a que nos digan porcentajes y datos económicos oficiales en los medios. Lo que no solemos ver son explicaciones sobre las mentiras que ocultan estos datos. Aquí van algunas.

No es cierto que lo público no es de nadie. Lo público es tuyo, defiéndelo! El producto interior bruto (PIB) es la suma del valor económico de todos los bienes y servicios finales que un país o región produce durante un determinado periodo de tiempo. Actualmente los datos oficiales dicen que este dato creció un 0,3% en el último año. Esto indica que ahora mismo estamos en una situación de estancamiento económico y no de recesión. Todos los indicadores señalan que vamos a entrar en recesión dando comienzo la crisis económica. Si nos ponemos puristas, la crisis económica aun no ha comenzado según estos datos. Lo que hay ahora es una crisis financiera o de otro tipo pero no económica desde el punto de vista técnico o científico.

Ese dato oficial del 0,3% de crecimiento del PIB es un dato oficial que no real. No es real porque no tiene en cuenta la economía sumergida ni las actividades ilegales. La economía sumergida engloba todas las actividades económicas legales pero no declaradas a hacienda. Se estima en España que esta economía supone un 23% del PIB es decir, casi una cuarta parte, casi nada. Por eso es evidente que el dato oficial no es en absoluto real. En cuanto a las actividades ilegales como el tráfico de drogas, de armas o la prostitución por poner algunos ejemplos de actividades que van contra la ley y que todo el mundo entienda. No disponemos de estimaciones oficiales en España pero sí que las hay en Italia y rondan el 10% de su PIB. No serán muy diferentes en España. En cualquier caso es un dato significativo que no consta en el dato oficial de PIB.

Otro dato muy importante en economía es la inflación. Esto es la subida de precios de un año para otro. Para aproximar el valor de la inflación, lo mejor es utilizar el deflactor del PIB. El método consiste en medir el PIB de este año y comparar ese valor con el obtenido si los bienes y servicios del PIB se hubieran vendido a precios del año anterior. Según datos oficiales, la inflación según este criterio de cálculo es del 1,2%.

En la realidad mediática, la inflación no se mide así. Se utiliza el IPC (índice de precios de consumo). El método es también muy sencillo. Sobre una cesta tipo de lo que compra un españolito de a pie y que es elegida por los estadísticos, se toma el precio de los productos de la cesta y se compara con los precios de dichos productos en el año anterior. El problema aquí es que esa cesta tipo es más subjetiva y se cambia de un año para otro. Estos cambios son los que permiten a la clase política adaptar la inflación a la tasa pactada en la Unión Europea. Pactada por razones políticas claro. Es por esto que la inflación está en un 2% redondo.

Con todo este rollo, el objetivo es aclarar que sería una casualidad tremenda que ese 2% de inflación oficial coincida con la realidad. En cualquier caso, tenemos inflación y es positiva. Lo óptimo sería que no la tuviéramos. Lo más eficiente desde un punto de vista económico es que fuera del 0% pero esto no es así ni lo va a ser y toda ineficiencia tiene un coste. No es la única ineficiencia que se produce de manera sistemática en la economía del capital y por eso estamos como estamos. Ese coste producido por la ineficiencia lo pagas tú por si no lo sabías y no es una cantidad pequeña así como tampoco es conocida.

El último concepto que quiero introducir es el de la balanza de pagos que indica la diferencia entre importaciones y exportaciones que hace un país tanto de capital como de bienes y servicios. Los datos oficiales dicen que tenemos un déficit de balanza de pagos de 3.417 millones de euros, es decir, que importamos casi 3.500 millones de euros más de lo que exportamos, casi un 3,5% del PIB. Adivina quien paga este déficit y lo intereses de la deuda que origina. Claro que este déficit origina una deuda pero esto no es así en todas partes. Antes del euro no era así tampoco.

Razones para la rebeldía

Comentarios recibidos

No hay comentarios

Qué opinas?

Nombre opcional


Escribe el código de la imagen verde

Listado de razones